Si hacer deporte te mantiene en forma, es lícito motivarse con la idea de perder peso. ¡Pero no siempre pasa! ¿Qué estamos haciendo mal? -piensas. El secreto, algunos consejos y trucos para aprovechar al máximo tu esfuerzo…. ¡Te lo contamos!

De entrada, aunque todos los deportes activan el metabolismo y te hacen quemar calorías para el sobre-esfuerzo… ¡no en todos entras en combustión de grasas! Si además la frecuencia o intensidad no es la adecuada, caes en malos hábitos o la genética no te favorece… ¡parece misión imposible!

Ahí van los puntos clave:

  • ELIGE BIEN: aunque el ejercicio ideal para la quema de grasas es el aeróbico (correr, bici, aerobic, step o elíptica…), unos ejercicios anaeróbicos (fuerza y potencia) antes activarán tu cuerpo optimizando al máximo la quema de reservas grasas. Utilízalos a modo de calentamiento y los resultados llegarán antes.
  • INTENSIDAD: no es una relación directa. Lo ideal es una intensidad baja/media para poder realizar el ejercicio más tiempo y prolongar la combustión (seguirás quemando grasas aún después del ejercicio, incluso en tu actividad diaria)
  • FRECUENCIA: hablando de bajar de peso, de nada sirve el ejercicio esporádico. Fíjate una frecuencia de 45′-1 hora de ejercicio mínimo 3 o 4 veces por semana para agilizar tu metabolismo.
  • MEJOR MOMENTO DEL DÍA: numerosos estudios indican que el mejor momento del día es temprano por la mañana, en ayunas o con una ligera ingesta de fruta. Este horario, además, te activará durante el día llenándote de energía y evitará la pereza o la fatiga al final del día. Si por horario solo puedes hacerlo por la tarde, no lo hagas demasiado tarde y cena muy ligero, o te costará conciliar el sueño. ¡Resultados garantizados!
  • BUENOS HÁBITOS: si tu objetivo es perder peso, controla tu dieta. No es necesario que sea muy estricta -basta con que sea equilibrada y con pocas grasas, rica en proteína y sin prescindir de los hidratos que te aportan energía-. Eso sí, recuerda que el aumento del ejercicio te hará sentir más hambriento/a. ¡Control!
  • GESTOS COMPLEMENTARIOS: la activación del metabolismo y la circulación sanguínea predisponen a la piel a optimizar al máximo cualquier tratamiento de absorción. Aprovecha tras el deporte para aplicarte tu Leche Hidratante Reafirmante con centella asiática (recuerda que al perder peso/volumen la piel tiende a volverse flácida), que si además potencias con el Gel de Baño Reafirmante a diario, éste optimiza sus efectos. Si tienes tendencia a estrías (recuerda que son roturas del tejido y se potencian con la pérdida de peso), añade unas gotas del Aceite de Almendras Dulces, que las previene y mejora a corto plazo la calidad de la piel afectada. Aprovecha también para aplicar tu Crema de tratamiento Facial con Ácido Hialurónico para recuperar la hidratación perdida y reafirmar. ¡Los efectos de todos estos productos se multiplican con la activación del ejercicio!

Si sigues estos consejos obtendrás resultados pronto, y no hay nada más motivador como los resultados para continuar con constancia, que es el verdadero secreto de todo objetivo.

 

0 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.