Consejos para una correcta hidratación en verano

Con las altas temperaturas que azotan la península durante estos meses de verano, resulta fundamental seguir una serie de cuidados para evitar que nos afecte perjudicialmente a la salud, manteniendo una óptima hidratación.

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo de una persona pierde mucho líquido, pero no recibe el suficiente para que el cuerpo funcione con completa normalidad. Los síntomas de estar sufriendo una deshidratación son variados: cansancio, apatía, dolor de cabeza, piel seca… incluso puede llegar a producir nauseas o insuficiencia cardíaca.

¿Cómo evitar la deshidratación?

Identificar una deshidratación no siempre es tarea sencilla, ya que sus síntomas se pueden confundir con otras causas. Por eso es importante seguir unos buenos hábitos, aunque se tenga la creencia de que se posee una correcta hidratación.

  • Ten una dieta rica en líquidos. Para estar correctamente hidratado resulta imprescindible aportarle al cuerpo el líquido que necesita para funcionar correctamente. Por ese motivo, y sobre todo en verano, es importante beber abundante líquido. Sobre todo agua.
  • Cuidado con el deporte. La actividad física de forma moderada es saludable y beneficiosa para nuestro cuerpo, pero también provoca una gran pérdida de líquido. Para evitar una deshidratación, bebe agua antes de realizar la actividad, durante y al finalizar.
  • Evita las horas más calurosas del día. Olvídate de salir a la calle a mediodía o después de comer. Es recomendable hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando el sol está más bajo y las temperaturas son más suaves. En las horas más peligrosas procura mantenerte en un lugar fresco.
  • Especial cuidado a los grupos vulnerables. Los ancianos, los bebés y los niños son grupos que no sienten tanta necesidad de hidratarse, aunque realmente su cuerpo sí lo necesita. Es por eso que debemos prestar especial atención para evitar que se produzca una deshidratación.
  • El estrés, otro de los enemigos de la hidratación. Además de una elevada temperatura o el realizar una actividad física, el estrés es otro de los enemigos de una correcta hidratación. Intenta mantenerte en un ambiente calmado y positivo, evitarás periodos de estrés y por consecuente, pérdida de líquido.

 

La deshidratación también tiene consecuencias para nuestra piel

Todo el cuerpo sufre los síntomas de una deshidratación, pero la piel es uno de esos órganos en los que más se puede visualizar sus efectos nocivos. Por ello es necesario, además de hidratar por dentro, hidratar también por fuera. En ningún caso, una correcta hidratación de una de ellas es sustitutiva de la otra.

Para que tu piel tenga mejor aspecto puedes valerte de cremas hidratantes o humectantes, que te ayudarán a tener una hidratación óptima. En Interapothek encontrarás una amplia gama de productos que te ayudarán a mantener hidratada tu piel.

El gel de aloe vera puro es un efectivo tratamiento dermohidratante, que además aporta una agradable sensación de frescor. Especialmente indicado para pieles secas e irritadas.

La leche hidratante corporal también previene la deshidratación de las capas más superficiales de la piel. Se aplica sobre la piel seca y se masajea hasta una completa absorción.

0 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *